Los Juegos acabarán con el comunismo

Un día después de la elección de Pekín como ciudad olímpica, Zbigniew Brzezinski, que promovió el boicot a Moscú ’80, escribió un interesante artículo en el que explicaba, además de otras cosas, por qué no piensa boicotear a Pekín.

Sin embargo, es preciso reconocer que China se está transformando a pesar de todo en una sociedad mucho más abierta. Su impresionante desarrollo económico ha llevado a unas estrechas relaciones con el resto del mundo. Millones de chinos tienen acceso en la actualidad a antenas de televisión por satélite e incluso a Internet.

Las presiones en favor de la democratización se están haciendo más fuertes. Hay un sentimiento cada vez mayor de que el comunismo chino se ha convertido en una mera fachada de una sociedad que ya no funciona conforme a los dogmas marxistas. La actual clase dirigente china representa la tercera generación comunista en el poder. Muy pronto dará paso a la cuarta, un proceso que se llevará a cabo a lo largo de un periodo de cambios que posiblemente termine siendo tan volátil como aquel que acabó súbitamente con el bloque soviético hace apenas una década. Es posible que los Juegos de Beijing representen un triunfo para China, pero, mediante la intensificación de la presión en favor del cambio, es más bien poco probable que representen un triunfo del decadente comunismo chino. En realidad, es posible que los Juegos aceleren esa decadencia.

Cierto, la China del 2001 es muy diferente a la Rusia de los años 80, entre otras cosas porque hace dos décadas y pico (casi tres) aún no existían Internet y las antenas parabólicas, o al menos tal y como conocemos esos inventos ahora. El autor, aunque reconoce que China es una dictadura, trata de subrayar, al mismo tiempo, el peso que tiene el gigante asiático como potencia económica emergente. Y además no duda en señalar que China está cambiando, que va a cambiar, que a corto o medio plazo alguien traducirá Perestroika en chino y, como por arte de magia, el pueblo china será, al fin, libre.

La única duda que me crea el artículo de Brzezinski es el apartado de los cambios. ¿Tanto han cambiado la sociedad y el gobierno chinos desde 2001? Me refiero, claro está, a los cambios efectuados en la espinosa e incómoda situación de los derechos humanos y afines.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: