Archive for Derechos Humanos

Habla Jacques Rogge

La mayoría de los líderes políticos no desean el boicot de los Juegos. Ya lo han dicho (George) Bush, (Nicolas) Sarkozy y (Gordon) Brown, entre otros.

La prioridad sagrada del COI es garantizar que los atletas tengan unos buenos juegos olímpicos, que se merecen.

La nube sobre los Juegos de Pekín es sobre asuntos políticos. Es verdad que ni el COI ni los Juegos pueden ser aislados del resto de la sociedad.

No me siento cómodo al respecto [la situación del Tíbet], respeto completamente a los activistas en favor de los derechos humanos.

Jacques Rogge, presidente del COI

Vía Marca.

Anuncios

Dejar un comentario

Do not cross the line

He encontrado en Flickr esta imagen tan expresiva:

Do not cross the line

Dejar un comentario

Involución

Por varios motivos que se pueden resumir en dos (falta de tiempo y de noticias especialmente relevantes), no he podido actualizar este blog en estos tres meses. Si escribo ahora, día 15 de marzo, es porque me ha sorprendido una noticia que viene desarrollándose desde el lunes (No me parece que hayan informado demasiado los medios de comunicación españoles)

El Gobierno chino se enfrenta a la prueba más dura que ha vivido hasta ahora con vistas a los Juegos Olímpicos (JJ OO) del próximo agosto. Las protestas de los monjes que sacuden Tíbet desde el pasado lunes sufrieron ayer una fuerte escalada, con el incendio de coches y tiendas en Lhasa, que llevaron el caos a la capital de la región autónoma china y provocaron al menos dos víctimas mortales, según varias fuentes. El Dalai Lama, líder espiritual tibetano, urgió a Pekín a que ponga fin al uso de la “fuerza bruta”. La Embajada de EE UU en Pekín dijo que ciudadanos estadounidenses habían informado de disparos en la ciudad. Los monjes protestan contra lo que consideran la ocupación china de la región del Himalaya.

El País

China ha aumentado la presión sobre los manifestantes tibetanos y les ha dado “un plazo de rendición”, después de que las peores protestas en 20 años en Tíbet dejaran ayer una decena de civiles muertos. Pekín difundió un informe sobre la cantidad de fallecidos y mostró las primeras imágenes de televisión de las manifestaciones registradas en Llasa, y ha advertido de que tomará medidas más severas para detener las protestas que han surgido a pocos meses de los Juegos Olímpicos de Pekín.

El País

Tal vez sea necesario recordar las palabras que François Carrard, director general del COI, pronunció el mismo día de la elección de Pekín como ciudad olímpica en el 2008.

Existen dos formas de aproximarse al problema de los derechos humanos. La primera, cerrar la puerta, como una sanción, y esperar a que todo vaya mejor. La otra es abrir la puerta para que en los próximos siete años el progreso y el desarrollo sean un hecho.

Parafraseando al señor Carrard, se podría decir también que existen dos formas de aproximarse al problema de los derechos humanos: la primera es intentar que dejen de ser un problema, la segunda es agrandar ese problema todavía más.

Dejar un comentario

A qué se juega en China

Hace unos días me mandaron un e-mail sobre una campaña de Amnistía Internacional llamada “Pekín 2008: que todos vean a qué se juega en China”. Además de un pequeño manifiesto, se ha dispuesta una recogida digital de firmas para pedir al presidente chino que termine con la pena de muerte.

Actualmente China es el mayor ejecutor del mundo. Allí se llevan a cabo el 65% de todas las ejecuciones del mundo, mediante un disparo, habitualmente en la nuca y también con frecuencia creciente, por inyección letal. Desde 1996, año en que se introdujo la inyección letal junto con reformas de la Ley de Procedimiento Penal, se han utilizado decenas de camionetas itinerantes de ejecución. De esta forma, los órganos del ejecutado pueden mantenerse vivos durante más tiempo y pueden ser extraídos para transplantes. Amnistía Internacional ve con preocupación que el beneficio económico proveniente de estos transplantes pudiera llevar al incremento de las ejecuciones en el país.

Demuestra a las autoridades de China que para ti los derechos humanos no son un juego.

Por favor, firma ahora esta petición para que terminen con la pena de muerte. Le enviaremos un mensaje (leer) en tu nombre al Primer Ministro de la Republica Popular de China.

Quien quiera que lo firme.

Dejar un comentario

Libertad religiosa

El pasado día 12 de octubre la Gazzetta dello Sport (lástima que el artículo sea de pago) publicaba que el Comité Organizador había prohibido la presencia de Biblias -y cualquier símbolo religioso- en la Villa Olímpica. Al parecer, esta prohibición venía argumentada por una interpretación un tanto sesgada del artículo 61 de la Carta Olímpica:

No se permite ningún tipo de propaganda política, religiosa o racista en el área olímpica.

Creo que no hace falta explicar la diferencia entre la ostentación pública de símbolos religiosos -por ejemplo, una enorme cruz cristiana expuesta en cualquier estadio olímpico no tendría ningún sentido- y la fe privada de cada persona. Aquellos deportistas que quieran tener una Biblia o un Corán en la mesilla de noche de su habitación, deben poder hacerlo sin ningún problema. Si, pongamos por caso, el ganador del maratón llevara una bandera con la inscripción “Alá es grande”, estaría contraviniendo el artículo 61 de la carta olímpica.

Al parecer, todo este asunto ha quedado en una especie de malentendido con letra pequeña, ya que las autoridades chinas han desmentido estas informaciones, a las que califica de rumores, y aseguran que “las autoridades de asuntos religiosos de China y el comité organizador para los Juegos Olímpicos no han, ni podrían, emitir normas para prohibir la Biblia en la Villa Olímpica”.

Sin embargo, añaden que “China siempre ha respetado y protegido la libertad religiosa de los extranjeros que viven en China conforme a las leyes y regulaciones”. Es decir, que niegan de forma implícita la existencia de cristianos chinos (entre 8 y 12 millones, según el Vaticano) y, por tanto, la posibilidad de que un deportista chino, si le da la gana, pueda leer la Biblia en su habitación.

Como ya hemos dicho aquí, la relajación de algunas prohibiciones sólo afectarán a los visitantes extranjeros para que vivan en una especie de burbuja feliz y, de esta forma, mostrarles una buena imagen del país.

Y como colofón, el artículo 36 de la Constitución china, todo un ejemplo de ambigüedad respecto a la libertad religiosa.

Artículo 36- Los ciudadanos de la República Popular China son libres de profesar creencias religiosas.
Ningún organismo del Estado, organización social o individuo puede obligar a un ciudadano a profesar tal o cual religión o a dejar de practicarla, ni tampoco discriminar a los ciudadanos creyentes ni a los no creyentes.
El Estado protege las actividades religiosas normales. Ninguna persona puede realizar, al amparo de la religión, actividades que atenten contra el orden público, causen daño a la salud de los ciudadanos o perturben el sistema educacional del Estado.
Las organizaciones y asuntos religiosos deben mantenerse libres de todo control extranjero.

Las negritas son mías.

Dejar un comentario

El origen del logo

A veces el humor negro -muy negro- es necesario para denunciar situaciones injustas. Eso es lo que pensaría el autor de esta tira ¿cómica?

t_olympiclogo02.jpg

t_olympiclogo03.jpg

t_olympiclogo04.jpg

t_olympiclogo05.jpg

Fuente: Ah Boon.net

Dejar un comentario

Y sólo quedan 10 meses

Yang Chunlin, activista de Amnistía Internacional, ha sido torturado en prision y atado de pies y manos en una cama de hierro durante seis días. ¿El motivo? Recoger firmas para una petición titulada “Queremos derechos humanos, no la Olimpiada”. Antes de ser detenido había obtenido unas 10.000 firmas, la mayoría de granjeros -es decir, los representantes de la China más atrasada. Al parecer ha sido acusado de subvertir el poder del Estado.

Esta es la situación de los derechos humanos en China a diez meses justos del inicio de los JJ.OO de Pekín. Y es muy preocupante -aunque no sorprendente- que las autoridades chinas quieran silenciar las voces críticas, algo que, por otra parte, sería normal en cualquier sede olímpica.

Los JJ.OO, por la razón que sea, no gustan a todos los habitantes de una ciudad olímpica: especulación urbanística, gasto desmesurado, agobio por ver tanto deporte junto… Todo vale. En China la Olimpiada se ha convertido en una cuestión de Estado, algo así como un dogma de fe. Un país que cuenta con el apoyo del movimiento olímpico debería entender que no todo el mundo puede estar con los Juegos, entre otras cosas porque no pueden quedar al margen de los derechos humanos.

Más información: The Guardian, Washington Post, China Digital Times.

Comments (1)

Older Posts »