Archive for Libertad de expresión

Plan B

para los deportes de resistencia al aire libre con un mínimo de una hora de esfuerzos físicos continuos -ciclismo, mountain bike, maratón, natación, triatlón y marcha- nuestros descubrimientos indican que puede haber algún riesgo. Trabajaremos para que se pueda activar un plan B. Habrá una monitorización diaria de la calidad del aire y del clima”.

El País

De momento no se sabe nada del contenido de ese “Plan B” (¿Acaso es improvisado?), así que ya veremos que pasa. Por cierto, Pekín no es la única ciudad que ha tenido problemas con la contaminación del aire, Atenas y Atlanta también estuvieron en entredicho por este asunto, pero la dimensión del problema no era ni mucho menos tan grande.

Anuncios

Dejar un comentario

Involución

Por varios motivos que se pueden resumir en dos (falta de tiempo y de noticias especialmente relevantes), no he podido actualizar este blog en estos tres meses. Si escribo ahora, día 15 de marzo, es porque me ha sorprendido una noticia que viene desarrollándose desde el lunes (No me parece que hayan informado demasiado los medios de comunicación españoles)

El Gobierno chino se enfrenta a la prueba más dura que ha vivido hasta ahora con vistas a los Juegos Olímpicos (JJ OO) del próximo agosto. Las protestas de los monjes que sacuden Tíbet desde el pasado lunes sufrieron ayer una fuerte escalada, con el incendio de coches y tiendas en Lhasa, que llevaron el caos a la capital de la región autónoma china y provocaron al menos dos víctimas mortales, según varias fuentes. El Dalai Lama, líder espiritual tibetano, urgió a Pekín a que ponga fin al uso de la “fuerza bruta”. La Embajada de EE UU en Pekín dijo que ciudadanos estadounidenses habían informado de disparos en la ciudad. Los monjes protestan contra lo que consideran la ocupación china de la región del Himalaya.

El País

China ha aumentado la presión sobre los manifestantes tibetanos y les ha dado “un plazo de rendición”, después de que las peores protestas en 20 años en Tíbet dejaran ayer una decena de civiles muertos. Pekín difundió un informe sobre la cantidad de fallecidos y mostró las primeras imágenes de televisión de las manifestaciones registradas en Llasa, y ha advertido de que tomará medidas más severas para detener las protestas que han surgido a pocos meses de los Juegos Olímpicos de Pekín.

El País

Tal vez sea necesario recordar las palabras que François Carrard, director general del COI, pronunció el mismo día de la elección de Pekín como ciudad olímpica en el 2008.

Existen dos formas de aproximarse al problema de los derechos humanos. La primera, cerrar la puerta, como una sanción, y esperar a que todo vaya mejor. La otra es abrir la puerta para que en los próximos siete años el progreso y el desarrollo sean un hecho.

Parafraseando al señor Carrard, se podría decir también que existen dos formas de aproximarse al problema de los derechos humanos: la primera es intentar que dejen de ser un problema, la segunda es agrandar ese problema todavía más.

Dejar un comentario

Libertad religiosa

El pasado día 12 de octubre la Gazzetta dello Sport (lástima que el artículo sea de pago) publicaba que el Comité Organizador había prohibido la presencia de Biblias -y cualquier símbolo religioso- en la Villa Olímpica. Al parecer, esta prohibición venía argumentada por una interpretación un tanto sesgada del artículo 61 de la Carta Olímpica:

No se permite ningún tipo de propaganda política, religiosa o racista en el área olímpica.

Creo que no hace falta explicar la diferencia entre la ostentación pública de símbolos religiosos -por ejemplo, una enorme cruz cristiana expuesta en cualquier estadio olímpico no tendría ningún sentido- y la fe privada de cada persona. Aquellos deportistas que quieran tener una Biblia o un Corán en la mesilla de noche de su habitación, deben poder hacerlo sin ningún problema. Si, pongamos por caso, el ganador del maratón llevara una bandera con la inscripción “Alá es grande”, estaría contraviniendo el artículo 61 de la carta olímpica.

Al parecer, todo este asunto ha quedado en una especie de malentendido con letra pequeña, ya que las autoridades chinas han desmentido estas informaciones, a las que califica de rumores, y aseguran que “las autoridades de asuntos religiosos de China y el comité organizador para los Juegos Olímpicos no han, ni podrían, emitir normas para prohibir la Biblia en la Villa Olímpica”.

Sin embargo, añaden que “China siempre ha respetado y protegido la libertad religiosa de los extranjeros que viven en China conforme a las leyes y regulaciones”. Es decir, que niegan de forma implícita la existencia de cristianos chinos (entre 8 y 12 millones, según el Vaticano) y, por tanto, la posibilidad de que un deportista chino, si le da la gana, pueda leer la Biblia en su habitación.

Como ya hemos dicho aquí, la relajación de algunas prohibiciones sólo afectarán a los visitantes extranjeros para que vivan en una especie de burbuja feliz y, de esta forma, mostrarles una buena imagen del país.

Y como colofón, el artículo 36 de la Constitución china, todo un ejemplo de ambigüedad respecto a la libertad religiosa.

Artículo 36- Los ciudadanos de la República Popular China son libres de profesar creencias religiosas.
Ningún organismo del Estado, organización social o individuo puede obligar a un ciudadano a profesar tal o cual religión o a dejar de practicarla, ni tampoco discriminar a los ciudadanos creyentes ni a los no creyentes.
El Estado protege las actividades religiosas normales. Ninguna persona puede realizar, al amparo de la religión, actividades que atenten contra el orden público, causen daño a la salud de los ciudadanos o perturben el sistema educacional del Estado.
Las organizaciones y asuntos religiosos deben mantenerse libres de todo control extranjero.

Las negritas son mías.

Dejar un comentario

Libertad de expresión olímpica (II)

La prohibición de importar o imprimir prensa extranjera será levantada durante las Olimpiadas. Es el segundo ejemplo de libertad a medias, y lo preocupante es que puede parecer una mejora o un adelanto cuando se trata únicamente de una concesión graciosa de carácter temporal.

Ignoro qué opina el COI de todo esto, pero supongo que no dirá nada. La operación “limpieza de cara” para los JJ.OO ha empezado. A partir del día 25 de agosto todo volverá a ser cómo antes. El COI ya se habrá ido y las promesas de progreso social , respeto por la cuestión de los derechos y demás palabrería se habrán ido al carajo.

Dejar un comentario

Libertad de expresión olímpica

China ha elaborado nuevos reglamentos para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 como suplementos para la ley, informó el día 19 Liu Jingmin, vicepresidente ejecutivo del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Las “Regulaciones sobre las Actividades de Información en China por parte de Periodistas Extranjeros durante los Juegos Olímpicos de Beijing y su Período Preparatorio”, que entraron en vigor a comienzos de este año, les dan mayores libertades a los periodistas extranjeros para informar sobre este evento, señaló Liu.

¿Dónde está la trampa? ¡Exacto! “Les dan mayores libertades a los periodistas extranjeros para informar sobre este evento”, así que mucho cuidado con hablar de otra cosa que no sean los JJ.OO.

Noticia completa: Pueblo en línea

Comments (1)

Boicot a los boicots

El presidente del COI, Jacques Rogge, dijo al periódico alemán “Frankfurter Allgemeine Zeitung” que los llamados para un boicot son un “abordaje completamente equivocado”.

“Un boicot aislaría a China”, manifestó Rogge al diario. “No habría libertad de prensa”, añadió.

Milenio.com

Tiene razón el señor Rogge. Un boicot a China complicaría, aún más, la libertad para trabajar de los periodistas extranjeros en suelo chino, pero hay que tener en cuenta que un no-boicot no garantiza una libertad de prensa homologable a la de España, por poner un ejemplo.

Desde mi particular punto de vista, estoy en contra de cualquier boicot que mezcle política con deporte. Se puede luchar de muchas formas para que China aproveche sus Juegos para dar un gran paso adelante en el respeto de los derechos humanos, pero en ningún caso se debe privar a la humanidad del mayor espectáculo deportivo que tenemos ocasión de disfrutar cada cuatro años.

Dejar un comentario

Las dos caras de la moneda

En enero de este año, la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) se felicitaba porque las autoridades chinas les habían dejado entrar, por primera vez, en su país. Allí recibieron garantías de que se revisaría la situación de los periodistas e internautas chinos que se encuentran encarcelados. Asimismo, RSF señalaba que esos compromisos eran la prueba evidente de que se estaba produciendo un cambio de postura en el país de la ciudad organizadora:

Reporteros sin Fronteras se felicita por esos progresos y por los compromisos adquiridos, señal de que se está produciendo un cambio, en vísperas de la celebración en Pekín de los Juegos Olímpicos de 2008. La organización desea que el evento sea todo un éxito y, para el conjunto de países participantes, una ocasión de compartir los valores humanistas del espíritu olímpico.

Ocho meses después, y a un año de la cita, la ONG periodística ya no es tan optimista. Al parecer, la situación de los periodistas encarcelados no ha mejorado en absoluto, y la sombra de la violación de los derechos humanos ha permanecido prácticamente desde 2001, cuando Pekín fue designada ciudad olímpica. Las palabras que dedica RSF a las autoridades chinas son, al mismo tiempo, elocuentes y significativas:

“Las autoridades chinas engatusaron a todos, incluídos nosotros cuando acudimos al país, en el pasado mes de enero”, añadieron los responsables de Reporteros sin Fronteras. “Se nos hicieron promesas que nunca se han cumplido”.

El contraste que se ha producido en sólo ocho meses nos indica que el gobierno chino ha hecho oídos sordos a estas denuncias, y que ha aprendido, de la peor diplomacia, las artes del discurso vacío, sin ningún contenido. Incluir en la agenda el estudio de la situación de los derechos humanos no asegura nada porque precisamente ese tratamiento convierte esos derechos universales en una mercancía o, peor aún, en una regalía del gobierno chino que puede conceder para limpiar su imagen.

Dejar un comentario